MONTE ALBÁN, ARRAZOLA, CUILAPAM & COYOTEPEC

Informaciones generales

DestinoDuración
Oaxaca, Mexico8 horas

Detalles del programa

Tour de día completo descubriendo algunas de las mejores atracciones del estado de Oaxaca

MONTE ALBAN
Monte Albán fue la antigua capital de los zapotecos, construida sobre el centro del valle de Oaxaca. La extraordinaria zona arqueológica de Monte Albán, sitio que guarda testimonios de su imperio de más de 1500 años y que en 1987 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, tuvo un gran vínculo con Teotihuacán. Durante la visita de esta zona se puede apreciar el estilo de sus edificaciones, cerámica y pintura mural. 

SAN ANTONIO ARRAZOLA
El pueblo de San Antonio Arrazola es famoso por ser el lugar en donde se elaboran los alebrijes, una de las artesanías más hermosas de todo México. Los artesanos realizan los alebrijes con el zompantle, el copal o el copalillo que se extrae directamente o se compra a los “copaleros”. Los alebrijes son seres místicos: la madera debe ser tallada antes de que seque para darle la forma que tendrá, una vez finalizado este proceso se lija y se prepara para su decoración. Los artesanos pintan la madera y dibujan sobre ésta con diversas técnicas para dar el colorido y el diseño final a estas figuras.

CUILAPAM DE GUERRERO
El convento de Cuilápam fue un antiguo convento de México, que se encuentra en el municipio de Cuilápam de Guerrero, en la región de los Valles Centrales de Oaxaca. Se trata de un edificio del siglo XVI, de impresionantes dimensiones, pero que nunca fue concluido. Entre sus espacios arquitectónicos más característicos se encuentra una capilla abierta, tipo de construcción religiosa característica de los primeros años después de la conquista de México, ideado con el propósito de congregar a una mayor cantidad de indígenas a los cuales convertir al catolicismo.

SAN BARTOLO COYOTEPEC
El barro negro de San Bartolo Coyotepec es de fama mundial. El proceso de fabricación de las piezas es largo y requiere una enorme habilidad por parte del artesano. En primer lugar la arcilla se amasa hasta que se vuelve suave y luego se moldea con la forma que la pieza tomará. Una vez moldeada, se seca a la luz del sol durante cuatro días, después de los cuales si no hay algún corte necesario, si la pieza esta brillante y si no tiene manchas en ella, se da por completado el trabajo. En caso de que la pieza necesite algún corte, este se lleva a cabo por manos firmes, ya que es un trabajo muy preciso. El efecto brillante se logra puliendo la pieza a mano con cristales de cuarzo. Después de rasparse, se deja secar al sol por otros días. Al pasar este tiempo, la pieza se coloca en un horno (normalmente de leña) por un día.  Es durante este proceso donde la cerámica negra adquiere su distintivo color. Esta es una forma única de adquirir esa coloración negra, y solamente se hace en San Bartolo Coyotepec, Oaxaca.

El tour incluye: transportación, guía en español y ingles, entradas